En la sociedad actual, conocer un solo idioma no es una opción. El desarrollo económico y especialmente el avance tecnológico nos empujan a manejar un idioma adicional a nuestra lengua materna. Sin embargo, a muchas personas les cuesta aprender cuando son adultas. Bien sea por restricciones naturales, temor, vergüenza o por falta de tiempo.

Una solución a este problema es empezar los estudios desde pequeños.  En la infancia nuestro cerebro está poco contaminado y muy oxigenado. El proceso de aprendizaje es mucho más rápido y menos traumático.

Manejar otro idioma desde niño

Cómo enseñar idiomas a un niño

  • Darle apoyo en casa. La labor de la enseñanza no es exclusiva de los maestros, por lo que es indispensable darle al niño herramientas de aprendizaje desde casa. Las primeras “clases” deben venir desde el hogar motivándolo con creatividad a aprender.
  • Empezar con los colores. Una de las primeras cosas que aprenden los niños es a identificar los colores. Cuando ya está en capacidad de comunicarse bien, es ideal empezar a llamar los colores en otro idioma.
  • Presentarle objetos en dos idiomas. Una forma para recordar el nombre de las cosas es colocarles post, esas pequeñas etiquetas que sirven como recordatorio de citas y actividades. Simplemente podemos colocar un post sobre cada objeto de una habitación, colocando el nombre en el idioma estudiado, así lo memorizará muy fácilmente.
  • Escuchar música y programas en el idioma a aprender. Esta técnica quizás suene un poco más avanzada. Sin embargo, ayudará al niño a adaptarse a la pronunciación, brindándole al cerebro una especie de ambientación básica.
  • Inscribirlo en clases particulares y cursos. Actualmente en la mayoría de las escuelas públicas y privadas se dispone de un maestro encargado de dar clases de idiomas, incluso a los más pequeños. Sin embargo puede que no sea suficiente. Es recomendable inscribir al niño en cursos de idiomas, en los cuales tenga un mayor enfoque y compartir. Existen incluso campamentos vacacionales de idiomas, donde además de tener un gran número de actividades recreativas, también aprenden el idioma adicional.

Manejar otro idioma desde niño

Ventajas de aprender idiomas siendo niños

  • No se tiene pena en la pronunciación. En muchos casos, algunos adultos no terminan de aprender un idioma por el miedo al que dirán. Quizás para muchos suene algo exagerado, sin embargo pasa bastante. En los niños se pierde ese temor, ya que son mucho más espontáneos, se divierten de sus errores y se les facilita mucho aprender cosas nuevas.
  • Gracias a la práctica constante, los niños son capaces de tomar el idioma estudiado como su segunda lengua nativa. Esto debido al gran tiempo de estudio y uso del mismo, por lo que es de vital importancia darle continuidad a sus estudios.
  • Mayores ventajas cuando sean mayores. El manejo de un segundo idioma abre muchas puertas, empezando por becas en el extranjero, comprensión de libros de investigación en otros idiomas. Científicamente está comprobado que el cerebro de las personas que manejan dos o más lenguas, trabaja mucho más eficientemente. Es necesario organizar la información de manera diferente, obligando al cerebro a trabajar como un procesador de varios núcleos.