El cuidado de la salud bucal de los bebés es importante incluso antes de la salida de su primer diente. Todos los padres deben limpiar la cavidad bucal de su hijo al culminar el alimento. Cuidar bien la salud bucal del bebé permite prevenir la formación de caries en sus dientes de leche, protegiendo así a los dientes permanentes.

Desde el momento del nacimiento puede cumplirse con el proceso de limpieza. Eliminar los restos de leche en sus encías y lengua previene el padecimiento de malestares estomacales. Si aún no sabes cómo puedes cuidar la cavidad bucal de tu hijo te enseñaremos la manera de hacerlo siguiendo unos pasos fáciles y sencillos.

Cómo cuidar la salud bucal del bebé

Higiene en las encías del bebé

Los padres son los responsables de procurar la higiene del bebé desde el momento de su nacimiento. Luego de amamantar, en las encías pueden quedar restos de leche, por eso es importante limpiar la boquita cada vez que termine de comer.

La madre o el padre toman un pañito o una gasa húmeda para envolver el dedo. Con mucho cuidado se introduce en la boca limpiando las encías, lengua y mejillas. Esta es la mejor  manera de eliminar completamente todos los restos de la leche.

En el mercado se pueden encontrar productos que permiten limpiar mejor la cavidad bucal del lactante. Existen cepillos dentales sin cerdas que vienen con una capucha de goma facilitando una limpieza más delicada. Los especialistas recomiendan realizar este proceso durante el baño porque el bebé estará más relajado. Lo otro a considerar es no hacerlo justo después de la alimentación, pues puede inducirse el vómito en el.

Cómo cuidar la salud bucal del bebé

Higiene cuando comienzan a salir los dientes de leche

Cuando aparecen los primeros dientes del bebé, la higiene bucal comienza a cambiar un poco.  En este momento se hace necesario cepillarlo con un cepillo dental indicado para bebes. Solo con agua, no es necesario el dentífrico para su corta edad.

Una vez que todos sus dientes hayan aparecido es importante cepillar al bebé por lo menos dos veces al día. Después de cada comida es lo ideal.  En esta etapa ya se puede comenzar a usar dentífrico para niños. Luego de los 5 años es posible incorporar enjuague bucal, sin alcohol ni colorantes.

Es importante que todos los padres les enseñen a sus hijos la forma correcta de cepillarse. A partir de los 5 años ya están aptos para la visita al odontólogo. De esta manera se van familiarizando con los instrumentos odontológicos y así no le será traumático seguir de por vida con el cuidado bucal.

Los padres tienen el deber de inculcar la importancia del cuidado bucal en los pequeños.  Esto es un factor determinante para prevenir la formación de caries durante el crecimiento. La tecnología ayuda en este sentido. Ya existen App para que los niños se diviertan mucho durante el cepillado.

Se les recomienda a los padres que ante cualquier con el cepillado bucal, consulten a su pediatra u odontopediatra. Ellos son los especialistas capacitados para ayudar al sano crecimiento y desarrollo de los dientes, así como también su mantenimiento y limpieza desde los primeros días de vida.